Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 11 de noviembre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Taller Literario
Buenos Aires - Argentina
Taller Literario coordinado por la Docente Y Psicologa Social Silvana Ghiandoni.
Los encuentros se realizan en el "Centro Cultural y Politico Mariano Moreno" sito en Rivera y San Martin, Lomas de Zamora. Los días sábados de 10.00 a 12.00 Hrs.
Lo integran los siguentes talleristas: Laura Barnes, Fabian Di lernia, Juan Cholo Villalba, Stella Maris Fusito, Silvia Garbati, Hugo Rega, Norma salas y Elizabeth Lopez.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Octubre 2009
Mis dos pasiones
Hasta cuando Stella Fusitto
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

21/01/11 | 15:34: German William Cabassa Barber dice:
Es interesante como las ideas pueden llegar a nosotros, estoy planificando una novela la cual en el \"working~draft\" lleva ese título \"EL CLUB DE LOS INMORTALES\" (aunque no tenía la temática de estos tres personajes sino de otra cosa,) y para asegurarme que ese título no se hubiese usado antes lo busco en internet, me tope con vuestro cuento. Por cierto e leído las tres novelas a las que ellos pertenecen y las poseo, mi biblioteca es muy amplia-te diré-algo noté que quiero comentar. Aunque el \"fan`s fiction\" realmente-hoy día- NO ME GUSTA creo que falta el respeto a los escritores, lo encuentro como una brusca manera de demostrar admiración y deseos de estar tras una pluma ajena, a mucha gente le sucede, creo que puedo determinar en qué momento toma lugar tu cuento aunque con un Anacronismo, se supone que toma lugar después de Interviw pero antes de The Vampire Lestat, que era cuando ocurren los eventos que se narran en la biografía. El anacronismo surge por el MP3 que usa uno de los personajes, fuera de eso el cuento es uno muy bien construido. Interesante? El hecho de reunir estos tres personajes, yo hubiese pensado al menos en dos de ellos, Dorian y Lestat, lo hace una pieza muy curiosa. Yo tengo dos cuentos premiados y un poema ,\"Amor Prohibido\", \"Héctor está de Visita\" y el poema \"Ella\" búscalos, y me dices, están en facebook. La pajina se llama Fuego de los Dioses. Otra cosa, pero el titulo es una idea que ha llegado a dos personas que ni se conocen, nunca te has preguntado por que esto ocurre?
10/10/09 | 19:07: silvana dice:
stella: que linda poesía¡ gracias
05/09/09 | 22:24: Stella Maris Fusitto dice:
Hola Sil:me gusto tu cuento,tal vez porque creo que los que uno ama se pueden comunicar a pesar que se hayan ido de este mundo.¡Es un deceo muy imperioso!
Vínculos
Los nudos del silencio Los nudos del silencio


Es un ejemplo patente de escritura de la posmodernidad con un excelente dominio de la retó... Ampliar

Comprar$ 55.00

el hacedor





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

kilometro 1236 (Cholo Villalba)



Km 1236

 

Me desperté. La mañana se aproximaba. Miré le cielo en el que todavía brillaban algunas estrellas. Las figuras de la noche que, poco a poco se iban disipando, formaban extrañas figuras sobre las laderas de los cerros. Aún la bruma se mantenía como un manto cubriendo las partes de las montañas. A medida que el sol nacía, se podía apreciar la magnificencia de la Cordillera de Los Andes. Sus picos cubiertos por las nieves eternas daban una sensación de grandeza…pero más abajo en el llano, la aridez del suelo contrastaba con su belleza,

Había pasado una noche en ese lugar. El frío se había adentrado en mí, por lo que decidí encender mi calentador de viaje, y prepararme un desayuno caliente.

Ya era de día. Mi alma de aventurero incansable motivó a seguir el camino. El destino no era fijo: me gustaba ingresar a lugares desconocidos en busca de nuevas sensaciones. Miré el mojón de la ruta que marcaba Km 1236. El paraje era desolador. De pronto avisté un cartel indicador que señalaba hacia el lado de la cordillera; ¨el fósil 29 Km. Me desvié hacia un camino de ripio y tierra más bien una huella, decidiéndome a introducirme por él.

A mi paso se alternaban guanacos y maras. Un pequeño hilo de agua tal vez producto del deshielo me acompañaba a la vera del camino. En el cielo, una pareja de cóndores que en su vuelo dibujaban círculos aprovechando las corrientes de aire y en el sendero, una nube de polvo iba dejando su estela de mi paso por el lugar. El pasaje me hacía sentir que me encontraba en un lugar alejado de la mano de Dios.

Ya me disponía a regresar a la ruta por no haber encontrado nada interesante, cuando pude divisar a lo lejos sembradíos y animales pastando, parecía un oasis en el desierto. Mi interés se multiplicaba a medida que avanzaba. Un pueblo aparecía en ese lugar, al que me encaminé rápidamente.

Un dejo de admiración de admiración se apoderó de mí al advertir que en ese lugar tan desolado se asentaba una pequeña población indígena, niños y adultos de todas las edades salieron a recibirme con cierto recelo que posteriormente se fue diluyendo. Sus casas, modestas pero bien construidas, se aglomeraban por familias de a tres unidades cada una a la que se le podía agregar una más cuando aumentaba la cantidad de hijos.

En la recorrida por el lugar en el que el cacique hacía de guía, me llamaron poderosamente dos casas blancas. Muy amplias con sus hogares a leña encendidos (pues salía humo por sus chimeneas), con techos a dos aguas y grandes ventanales, y en una de ellas flameaba una bandera argentina, y en el frente de la misma decía NAWEL (*). Al indagar de que se trataba, el cacique me reveló que era una escuela y un pequeño hospital bastante bien  equipado al que concurría un médico tres veces por semana, y el nombre allí puesto era el de un aborigen de esa comunidad fallecido.

NAWEL habitante del lugar, investigador por naturaleza, había trabajado como guía y ayudante de un paleontólogo, que realizó investigaciones en el lugar durante mucho tiempo. El trabajo había concluido por decisión de la empresa que lo financiaba. NAWEL que en su interior fluía el deseo de explorar y, favorecido por su capacitación junto al paleontólogo, decidió continuar solo con el ensayo.

En una de las tantas salidas que se prolongaban por meses buscando algún indicio de encontrar algo prehistórico, le dio por ingresar a una cueva muy grande y profunda cuya entrada estaba casi bloqueada posiblemente por un derrumbe, de la que nadie había visto ni se conocía. Las excavaciones en la misma comenzaron muy lentamente, ya que las herramientas a usar eran muy rudimentarias: una pala común, dos pinceles y algunos otros pequeños elementos, alternaba su tarea con salidas para conseguir comida y agua, que consistía en cazar algún guanaco y proveerse de agua de un arroyo cercano.ü

¨Muchas lunas habían pasado ¨- dijo el cacique- hasta que un día llegó de regreso. En su bolsa traía varios tipos de huesos que había encontrado en la cueva. Como muestra de lo hallado en la cueva, entusiasmado por el  descubrimiento, envió una encomienda al paleontólogo con uno de los huesos para que lo viera y averigüe la data del mismo. NAWEL mientras tanto siguió con la excavación, logrando desenterrar un fósil de aproximadamente 15 metros de longitud, y casi completo, con su cráneo enorme, vértebras y costillas en perfecto estado de conservación, quizá por haber estado en una cueva en la que no había humedad. Para asegurarse de que nadie invadiera la cueva, tapó la entrada con piedras de modo que pasara desapercibida.

Tres meses más tarde, apareció por el lugar el paleontólogo, que exultante ante la noticia recibida de los análisis realizados con carbono radiactivo que databan a la pieza estudiada una antigüedad de 110 a 150 millones de años. ¨ El museo que me auspicia me envía para ver mi obra ¨ dijo, palabras que no fueron bien recibidas por NAWEL dado que el paleontólogo no había descubierto el fósil y mucho menos había sido encontrado en los lugares que él primitivamente había propuesto.

Por el descubrimiento y posesión del fósil comenzó una disputa. Ante tal situación, NAWEL se negó a revelar el lugar exacto de la ubicación del mismo. El paleontólogo quería para sí y para sus auspiciantes la gloria del descubrimiento, pese a no haber contribuido en nada para ello.

A todo esto, en la aldea indígena, que en ese momento se constituía con pozos en la tierra como habitaciones y, algunas casas de adobe, piedras y pajas, se iniciaba una epidemia, los recursos para afrontar la misma eran muy escasos y la muerte comenzó a rondar el lugar.

Atribulado por la situación imperante NAWEL llegó a pactar un trueque: el paleontólogo se llevaría el fósil, pero a cambio debía afrontar la enfermedad de la población y además, construir una escuela, un hospital y varias viviendas para los aborígenes.¨ el descubrimiento del fósil revirtió fundamentalmente nuestro sistema de vida, en el que vivíamos corridos cada vez más de las tierras aborígenes de nuestros ancestros, sin ayuda, marginados sólo por el hecho de ser aborígenes ¨ . El cambio en nuestra comunidad, fue una inyección de fe y optimismo, lo cual motivó que eleváramos nuestra ambiciones; hoy podemos apreciar lo que se puede conseguir con ayuda, la transformación del páramo de ayer al vergel de la actualidad.

Aún rueda en mi recuerdo lo que dijera NAWEL –Perdí  la gloria del descubrimiento que significaba algo moral para mí, pero gané algo material para el mejoramiento de la vida en mi comunidad- palabras que, por circunstancias raras de la vida, pronunció antes de morir como única víctima de aquella epidemia.

Conmocionado por el relato el cacique, regresé a la ruta. Por mi cabeza pasaba un maremágnum de situaciones, preguntas y respuestas, llegando a la conclusión de cuánto se podría ganar si supiéramos ayudar a los necesitados.

…y una nube de polvo me acompañaba mientras me alejaba, tal vez para siempre, del Km. 1236.

 

 

(*) NAWEL: Nahuel, ¨ tigre ¨


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
25/05/09 | 10:29: silvana dice:
cholo: me encante tu cuento¡¡¡¡ es genial, te felicito otra vez
silvanaghiandoni@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
30/11 | 21:37 El Club de los Inmortales (por Julia Palomeque Di Leo)
30/11 | 21:36 Entre recordar y olvidar...(Por Silvia Garimboti)
30/11 | 21:31 Camino a Sumalao (Por Nelly Arauz)
24/11 | 15:07 Las puertas (por Fabián Di Lernia)
24/11 | 14:39 El anillo de piedra blanca (por Nelly Arauz)
24/11 | 14:37 Cuento II (por Fabián Di Lernia)
24/11 | 14:35 Cuento I (Por Fabian Di Lernia)
21/11 | 15:39 Sin Titulo Op. 001 (por Jimena Gimeno)


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS