Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 11 de noviembre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Taller Literario
Buenos Aires - Argentina
Taller Literario coordinado por la Docente Y Psicologa Social Silvana Ghiandoni.
Los encuentros se realizan en el "Centro Cultural y Politico Mariano Moreno" sito en Rivera y San Martin, Lomas de Zamora. Los días sábados de 10.00 a 12.00 Hrs.
Lo integran los siguentes talleristas: Laura Barnes, Fabian Di lernia, Juan Cholo Villalba, Stella Maris Fusito, Silvia Garbati, Hugo Rega, Norma salas y Elizabeth Lopez.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Octubre 2009
Mis dos pasiones
Hasta cuando Stella Fusitto
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

21/01/11 | 15:34: German William Cabassa Barber dice:
Es interesante como las ideas pueden llegar a nosotros, estoy planificando una novela la cual en el \"working~draft\" lleva ese título \"EL CLUB DE LOS INMORTALES\" (aunque no tenía la temática de estos tres personajes sino de otra cosa,) y para asegurarme que ese título no se hubiese usado antes lo busco en internet, me tope con vuestro cuento. Por cierto e leído las tres novelas a las que ellos pertenecen y las poseo, mi biblioteca es muy amplia-te diré-algo noté que quiero comentar. Aunque el \"fan`s fiction\" realmente-hoy día- NO ME GUSTA creo que falta el respeto a los escritores, lo encuentro como una brusca manera de demostrar admiración y deseos de estar tras una pluma ajena, a mucha gente le sucede, creo que puedo determinar en qué momento toma lugar tu cuento aunque con un Anacronismo, se supone que toma lugar después de Interviw pero antes de The Vampire Lestat, que era cuando ocurren los eventos que se narran en la biografía. El anacronismo surge por el MP3 que usa uno de los personajes, fuera de eso el cuento es uno muy bien construido. Interesante? El hecho de reunir estos tres personajes, yo hubiese pensado al menos en dos de ellos, Dorian y Lestat, lo hace una pieza muy curiosa. Yo tengo dos cuentos premiados y un poema ,\"Amor Prohibido\", \"Héctor está de Visita\" y el poema \"Ella\" búscalos, y me dices, están en facebook. La pajina se llama Fuego de los Dioses. Otra cosa, pero el titulo es una idea que ha llegado a dos personas que ni se conocen, nunca te has preguntado por que esto ocurre?
10/10/09 | 19:07: silvana dice:
stella: que linda poesía¡ gracias
05/09/09 | 22:24: Stella Maris Fusitto dice:
Hola Sil:me gusto tu cuento,tal vez porque creo que los que uno ama se pueden comunicar a pesar que se hayan ido de este mundo.¡Es un deceo muy imperioso!
Vínculos
Retratos emocionales Retratos emocionales



Nuestras vidas hacen historia, en ellas tienen lugar las grandes transformaciones.En l... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

el hacedor





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Ensueños y despertares ( Laura Barnes)



 

 

 

 

Ensueños y despertares

 

 

Omar escuchó ruidos en la puerta de entrada de su casa. Se incorporó de la cama lentamente, todavía mareado a raíz del malestar que padecía desde la madrugada. Hacía un par de horas le había avisado a su socio que no podría ir a trabajar. Por un momento creyó que era su madre que venía a verlo. Pero después reflexionó y recordó que ella ni nadie tenían llave para entrar. Omar se preocupó más al escuchar que el sonido se intensificaba, y mientras bajaba tambaleante las escaleras reconoció que no estaba en condiciones físicas para defenderse de algún agresor.

Logró llegar al living, que aún estaba en penumbras, al mismo tiempo que se abría la puerta, dejando entrar la luz del mediodía. Y allí, en el umbral, vio dibujarse una figura, la menos esperada pero a la vez la más ansiada.

-¿Carla?- preguntó atónito.

-Omar… no esperaba verte… pensé que trabajabas a esta hora.

-Eh… no me siento bien, no fui a trabajar hoy.

Omar comenzó a transpirar, no sabía si era por efecto del medicamento para la fiebre o a causa de los nervios que se estaban apoderando de su cuerpo. Se miró de soslayo en el espejo y no pudo soportar ver su aspecto tan desaliñado; vestía su viejo pantalón piyama y una remera descolorida a la que le había arrancado las mangas; su cabello oscuro y ondulado, siempre peinado hacia atrás, hoy se encontraba revuelto y enredado; su rostro estaba pálido y un par de ojeras enmarcaban sus tristes ojos negros. Se había imaginado este encuentro mil veces; cruzarla en alguna calle, coincidir en la fiesta de algún amigo, tropezársela en el restaurante en el que solían cenar juntos… Y en cada uno de esos cruces imaginarios repetía el impecable discurso que tenía preparado para tan ansiada ocasión, sabía lo que iba a decir y cómo iba a actuar. Pero en ninguna de sus fantasías ella aparecía intempestivamente en su casa, sorprendiéndolo tan débil e indefenso. Y parado allí, frente a ella, como un niño se para temeroso ante un adulto, no supo cómo reaccionar y las palabras parecían atorarse en el nudo que oprimía su garganta.

-¿Puedo pasar?- preguntó ella, ajena a todas estas cavilaciones.

-¿Qué necesitas? ¿Por qué viniste?

-Vine a buscar algo que me olvidé…

-¿Qué te olvidaste?– Omar pasó inmediatamente de la incertidumbre al odio- ese día cuando volví de trabajar no parecías haberte olvidado nada, los armarios estaban vacíos, faltaban todas tus cosas del baño, tus libros y tus carpetas de trabajo… lo único que dejaste fue una nota y al gato, que al día siguiente también me dejó; se ve que él tampoco quería vivir más conmigo!

-Bueno…en realidad Beto no te dejó, yo pasé a buscarlo esa mañana. Vos sabes cuanto lo quiero!

-Si, se ve que mucho más de lo que me querías a mi.

-Eso no es verdad, yo te expliqué en la carta porque me iba.

-¿Carta! ¿Ah, bueno! Si apenas era una nota de dos renglones que ni siquiera fuiste capaz de firmar- el rencor comenzaba a apoderarse de Omar, y todos sus planes de mostrarse seguro y reanimado se disolvieron ante el recuerdo de aquella noche.

-No quiero discutir- le dijo Carla tratando de apaciguarlo.

-Lo que no queres es enfrentarme, por eso viniste a esta hora, ¿no? Pensaste que no me ibas a encontrar, pero mirá que sorpresa, estoy acá y no tenes más remedio que mirarme a la cara y hacerte cargo de que fuiste una cobarde, que te escapaste sin dar ninguna explicación, destruyendo nuestra historia y destruyéndome a mi…

Impensadamente Omar revivió la desesperación que sintió ese día al llegar a su casa y encontrarla extrañamente silenciosa. Recordó cómo, aturdido, recorrió los ambientes tratando de encontrar alguna pertenencia de su mujer, algo que le indicara que ella iba a volver. Sintió el desasosiego de los días siguientes, buscándola, llamándola, deseándola. Y evocó las palabras, escritas apresuradamente en una servilleta de papel, que oscurecieron su alma, dejándolo desorientado: “Tengo que irme, necesito tomar distancia. No es que ya no te ame. Después te llamo.”

-Hey, Omar! ¿Estas bien?

-Nunca llamaste…-dijo finalmente él, ya vencido, dejándose caer en el sillón.

-Intenté hacerlo muchas veces pero no pude.

-Traté de ubicarte durante semanas, pero nadie sabía nada de vos.

-Me fui un tiempo-le explicó ella- Necesitaba estar sola, pensar, encontrarme conmigo misma ¡Tenía tantas cosas por resolver!

-¿Y lo conseguiste?

-Creo que si. Claro que siempre queda algo, pero ya me siento mejor.

Omar se levantó, se acercó a las ventanas y las abrió. Sintió el sol sobre su rostro, y la tibieza penetró al fin en su corazón herido. Se dio cuenta que no tenía sentido seguir engañándose a si mismo y fingir que ya había superado el dolor. Todo estaba allí, intacto, lo único que había hecho durante todo este tiempo fue negarlo, y hacer de cuenta que nada había sucedido. Pero al encontrarse con ella aceptó que aún la amaba. Giró y se detuvo a observarla, había algo distinto en su porte, como un mayor grado de madurez, como cierta paz alcanzada. Estaba más linda que nunca.

Carla notó el cambio en él y entonces habló:

-Si vine a esta hora es porque no podía hacerlo en otro momento, no es porque no quería verte, al contrario, me alegra que estés acá. Aunque no lo creas yo estuve preocupada todo este tiempo por vos. Cuando me fui supe que te lastimaría, pero no podía enfrentarte, me hubieras pedido que me quedara y me hubieras convencido. Y yo realmente necesitaba este tiempo. Era importante para mí y también para nuestra relación. Todo esto no tenía nada que ver con vos, pero no encontré las palabras para explicártelo. Me sentía incapacitada para todo.

-¿Cuándo volviste?

-Hace una semana, estoy viviendo en la casa de mi padre. Pensé llamarte enseguida, pero supuse que estaba muy enojado conmigo y no querrías verme. Te juro que un día de estos iba a pasar a verte, intentar explicarte, ver si podías perdonarme…

-No se, todo esto es muy sorpresivo para mi…pero tal vez te llame.

Ella lo miró dulcemente, sus ojos se llenaron de lágrimas y sonrió:

-Sería maravilloso…

Omar se sintió reconfortado, pero aún notaba algo extraño…

-¿Qué es lo que venias a buscar?

-El portarretratos que estaba en mi mesa de luz, con la foto que nos tomaron en aquel viaje a las montañas…me gusta tanto esa foto ¿la tenes todavía?

-Si, claro. En una noche de locura casi rompo todas nuestras fotos, como si eso me sirviera para romper con tu recuerdo, pero me detuve a tiempo. Pasa y agarralo, está todo revuelto, ya te dije que estuve enfermo toda la noche.

Carla se dirigió a la habitación y unos instantes después regresó:

-Ahora tengo que irme, se me hace tarde.

Omar intentó disculparse:

-A pesar de todo fue bueno verte. Para mi era importante escucharte, entender que pasó, para que desaparezca el rencor, era la pieza que faltaba del rompecabezas…la parte del engranaje que necesitaba para que mi vida siga corriendo, estaba encerrado en mi dolor.

-No importa lo que pase de acá en adelante-respondió ella- Lo importante es que sepas que siempre te quise y que esta fue la única manera que encontré de cuidar lo nuestro. Se que no fue la mejor, si pudiera volver el tiempo atrás lo haría distinto, porque lo que menos quería era perderte. Ahora me voy.

Carla se acercó a Omar, lo besó tiernamente en los labios y se fue. El se quedó parado en medio de la sala unos instantes, miró a su alrededor, pero miraba todo con otros ojos, porque algo nuevo había experimentado en su interior. Supo que no volvería a verla, pero sintió que ya era capaz de continuar con su vida.

Entró a su habitación, se acercó a la mesa de luz notando la ausencia del portarretratos. Tomó algo entre sus manos, y al mismo instante comenzó a sonar el teléfono.

-¿Quién habla?-preguntó.

-Hola hijito, soy yo…Ay querido mío, tengo que darte una noticia tan triste, una desgracia, tenes que ser fuerte. Carla…anoche tuvo un accidente, había vuelto hace una semana. Dice el padre que se dirigía a tu casa cuando un camión…¡ay! La internaron inmediatamente, pero no resistió. Hace un par de horas…

-Ya se, mamá- la interrumpió Omar, y agregó con una calma infinita- Ella pasó a despedirse.

Colgó el auricular, abrió su mano y contempló el anillo de compromiso que Carla le había dejado sobre la mesa de luz.

 

Laura


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
30/11 | 21:37 El Club de los Inmortales (por Julia Palomeque Di Leo)
30/11 | 21:36 Entre recordar y olvidar...(Por Silvia Garimboti)
30/11 | 21:31 Camino a Sumalao (Por Nelly Arauz)
24/11 | 15:07 Las puertas (por Fabián Di Lernia)
24/11 | 14:39 El anillo de piedra blanca (por Nelly Arauz)
24/11 | 14:37 Cuento II (por Fabián Di Lernia)
24/11 | 14:35 Cuento I (Por Fabian Di Lernia)
21/11 | 15:39 Sin Titulo Op. 001 (por Jimena Gimeno)


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS