Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 11 de noviembre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Taller Literario
Buenos Aires - Argentina
Taller Literario coordinado por la Docente Y Psicologa Social Silvana Ghiandoni.
Los encuentros se realizan en el "Centro Cultural y Politico Mariano Moreno" sito en Rivera y San Martin, Lomas de Zamora. Los días sábados de 10.00 a 12.00 Hrs.
Lo integran los siguentes talleristas: Laura Barnes, Fabian Di lernia, Juan Cholo Villalba, Stella Maris Fusito, Silvia Garbati, Hugo Rega, Norma salas y Elizabeth Lopez.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Octubre 2009
Mis dos pasiones
Hasta cuando Stella Fusitto
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

21/01/11 | 15:34: German William Cabassa Barber dice:
Es interesante como las ideas pueden llegar a nosotros, estoy planificando una novela la cual en el \"working~draft\" lleva ese título \"EL CLUB DE LOS INMORTALES\" (aunque no tenía la temática de estos tres personajes sino de otra cosa,) y para asegurarme que ese título no se hubiese usado antes lo busco en internet, me tope con vuestro cuento. Por cierto e leído las tres novelas a las que ellos pertenecen y las poseo, mi biblioteca es muy amplia-te diré-algo noté que quiero comentar. Aunque el \"fan`s fiction\" realmente-hoy día- NO ME GUSTA creo que falta el respeto a los escritores, lo encuentro como una brusca manera de demostrar admiración y deseos de estar tras una pluma ajena, a mucha gente le sucede, creo que puedo determinar en qué momento toma lugar tu cuento aunque con un Anacronismo, se supone que toma lugar después de Interviw pero antes de The Vampire Lestat, que era cuando ocurren los eventos que se narran en la biografía. El anacronismo surge por el MP3 que usa uno de los personajes, fuera de eso el cuento es uno muy bien construido. Interesante? El hecho de reunir estos tres personajes, yo hubiese pensado al menos en dos de ellos, Dorian y Lestat, lo hace una pieza muy curiosa. Yo tengo dos cuentos premiados y un poema ,\"Amor Prohibido\", \"Héctor está de Visita\" y el poema \"Ella\" búscalos, y me dices, están en facebook. La pajina se llama Fuego de los Dioses. Otra cosa, pero el titulo es una idea que ha llegado a dos personas que ni se conocen, nunca te has preguntado por que esto ocurre?
10/10/09 | 19:07: silvana dice:
stella: que linda poesía¡ gracias
05/09/09 | 22:24: Stella Maris Fusitto dice:
Hola Sil:me gusto tu cuento,tal vez porque creo que los que uno ama se pueden comunicar a pesar que se hayan ido de este mundo.¡Es un deceo muy imperioso!
Vínculos
Guía de Buenos Aires (una ficción) Guía de Buenos Aires (una ficción)


Buenos Aires es nao y misterio. Una damisela nacida entre el viento y la garúa. La ciudad ... Ampliar

Comprar$ 90.00

el hacedor





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Descuido al pensar (por Jimena Gimeno)



    

 

 

 

Relato de un hombre a quien no solo se le cumplieron los deseos.

Estaba cansado. Al amanecer, cuando me incorporaba de la cama deseaba contundentemente que algo en mi existencia cambiara.  Estaba harto de ese mameluco azul y los borceguíes del trabajo, que vestía en mi completa jornada laboral.  No podía revertir mi situación, estaba estancado en este trabajo y no tenía acceso a conseguir algo nuevo. 

Un domingo de abril vagando por las calles de San Telmo, algo me llamó la atención de un anticuario, estaba bañada en plata detrás de una sopera blanca inmaculada con los bordes dorados. Parecía una jarra, pero no lo era; me impactó el parecido a aquellas lámparas de los cuentos infantiles, donde surge un genio cumplidor de ambiciones para niños. Seguí recorriendo la feria, podría haberme entretenido con la inmensidad de objetos, en mi mente seguía la imagen firme de aquella supuesta jarra  plateada. Así que volví al negocio del experto coleccionista, a consultar el precio.

-Buen día, ¿Me dice el precio de la lámpara de Aladino? – Indagué en tono burlón e irónico.

- 100  Euros y  es una tetera inglesa. ¡Aproveche! Es una bicoca.-

No la consideraba una oferta. Debía hacer muchas horas extras para alcanzar ese dinero, y si metía la mano en la lata de los ahorros sería lo mismo. Cuánto debía trabajar para volver a tener esos pesitos reservados que me sacarían de algún apuro en el momento indicado. No especulé más. Regresé al negocio y la compré. Arriba del bus, la transportaba en mis manos y la contemplaba. Me sonreía con timidez, pues al mirarla me devolvía el reflejo de mi rostro deformado. Como aquella sala de espejos que visitábamos en el Italpark con mis hermanos, esa en la que al echar un vistazo nos daba nuestra imagen distinta; al gordo lo hacía flaco y al petiso, alto. Seguí riendo y creando muecas frente a mi lámpara, perdón frente a la tetera.

Tuve que reorganizar los estantes de mi biblioteca; la que está a la derecha del sillón verde. Necesitaba procurarle un lugar de privilegio, por lo que me había costado y por lo que creía que era. No voy a negar que cada mañana, cuando me acomodaba el cabello frente a ella y riendo al ver mi nariz puntiaguda aplastada; deseaba que no fuera una tetera sino que sea esa lámpara mágica que me sacase del fastidio acostumbrado.

La mañana siguiente, salí como todas las jornadas; insultando y criticando mis borceguíes negros y mi mameluco azul. Camino a mi lugar de trabajo, al reparar de costado una vidriera me vi. No me reconocí, ese no era yo. Pasé hacia otro local, ahora podía verme en tamaño completo. ¿Qué había sucedido?. Era yo, con un peinado innovador y en lugar de aquel mameluco, ahora vestía un moderno traje. Descendí la cabeza y en lugar de encontrar aquellos gastados zapatos, ahora calzaba unos brillosos con hebilla al costado. Permanecí desorientado y perplejo. Algo había ocurrido. Me hice encima.

Por instinto retorne a casa, me ridiculizaba caminar mojado por la calle; automáticamente mi pantalón quedó seco. Tenía prisa, ansiaba llegar lo antes posible; de pronto aparecí sobre un monopatín descubriendo un viaje vertiginoso hasta mi domicilio. Traté abrir la puerta pero se abrió sola. Tenía sed y brotó un vaso de jugo fresco en mi mano derecha.

  Simplemente pensaba algo y ocurría. Cualquier vago pensamiento que atravesaba mi mente se hacía realidad. Me dio alegría y miedo. No es cómodo transitar por la vida con temor a que sucediera algo inesperado, por solo pensarlo; tuve que permanecer respetuoso con las ideas que surgían de mí. Incontrolado volé a la oficina de mi amigo, y efectivamente me elevé y llegué por los aires como si fuera un pájaro.

-Tienen que ayudarme, no puedo seguir así- Pronuncie disgustado y un poco alterado.

Y esta vez, con la voz temblorosa aclaré:

- Algún hechizo extraño se apoderó de mis pensamientos, los materializa  y los hace realidad. No van a creerme, parece desatinado y absurdo. Se me cumplen los deseos y también los pensamientos.

Una descomunal risotada salió de mi amigo. Me juzgó de  loco delirante. Estuve un largo tiempo manifestando como sobrevenían los hechos; atendiendo al detalle de sólo describir y no pensar, ya que si pensaba en algo corría el riego que sucediera.  Le pareció gracioso, incluso se confesó envidioso por no disfrutar ese nocivo don; y mal llamado don, puesto que me cobraba suficientes dificultades en mi vida diaria.  

Esta vez me sentía oprimido, molesto. Un hombre no puede pasar el resto de su existencia reprimiendo pensamientos; imagínenlo un instante. Mi mente solo se limitaba a pensar en que no tenía que pensar.

A partir de la adquisición de aquella  tetera inglesa, algo insólito surgió.  Atribuyo este  encadenamiento de hechos a esa perjudicial compra al negociante de San Telmo, en la que gasté todos mis ahorros.

Condené mi existencia, procediendo como un hombre mecánico y exterminé mi espontaneidad, no gozaba ni disfrutaba.

Prisionero de mi imaginación, me maldije. Secuestrado por mis deseos y  rehén de mis sueños, me  pensé fallecido.

No conseguí deshacerme de ella, y me deshice de mí.

                                                                                           JIMENA GIMENO

 

 

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
04/12/08 | 01:59: María Isabel Mitidieri dice:
Mientras transcurría la lectura, recorrí lugares de mi país, me empapé de adrenalina. Luego en mi caminata por San Telmo, me acompañó el misterio... Buenísimos trabajos! Sigan adelante, compartiendo su gran creatividad!
centroculturalypoliticomarianomorenolomas@hotmail.com
 
02/12/08 | 03:55: Fabian dice:
Jimena: ES-PEC-TA-CU-LAR!!!! es un cuento maravilloso....fantástico, y muy real tambien. Me encantó.
fdilerni@metrogas.com.ar
 
Últimas entradas del mes
30/11 | 21:37 El Club de los Inmortales (por Julia Palomeque Di Leo)
30/11 | 21:36 Entre recordar y olvidar...(Por Silvia Garimboti)
30/11 | 21:31 Camino a Sumalao (Por Nelly Arauz)
24/11 | 15:07 Las puertas (por Fabián Di Lernia)
24/11 | 14:39 El anillo de piedra blanca (por Nelly Arauz)
24/11 | 14:37 Cuento II (por Fabián Di Lernia)
24/11 | 14:35 Cuento I (Por Fabian Di Lernia)
21/11 | 15:39 Sin Titulo Op. 001 (por Jimena Gimeno)


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS