Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 11 de noviembre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Taller Literario
Buenos Aires - Argentina
Taller Literario coordinado por la Docente Y Psicologa Social Silvana Ghiandoni.
Los encuentros se realizan en el "Centro Cultural y Politico Mariano Moreno" sito en Rivera y San Martin, Lomas de Zamora. Los días sábados de 10.00 a 12.00 Hrs.
Lo integran los siguentes talleristas: Laura Barnes, Fabian Di lernia, Juan Cholo Villalba, Stella Maris Fusito, Silvia Garbati, Hugo Rega, Norma salas y Elizabeth Lopez.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Octubre 2009
Mis dos pasiones
Hasta cuando Stella Fusitto
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

21/01/11 | 15:34: German William Cabassa Barber dice:
Es interesante como las ideas pueden llegar a nosotros, estoy planificando una novela la cual en el \"working~draft\" lleva ese título \"EL CLUB DE LOS INMORTALES\" (aunque no tenía la temática de estos tres personajes sino de otra cosa,) y para asegurarme que ese título no se hubiese usado antes lo busco en internet, me tope con vuestro cuento. Por cierto e leído las tres novelas a las que ellos pertenecen y las poseo, mi biblioteca es muy amplia-te diré-algo noté que quiero comentar. Aunque el \"fan`s fiction\" realmente-hoy día- NO ME GUSTA creo que falta el respeto a los escritores, lo encuentro como una brusca manera de demostrar admiración y deseos de estar tras una pluma ajena, a mucha gente le sucede, creo que puedo determinar en qué momento toma lugar tu cuento aunque con un Anacronismo, se supone que toma lugar después de Interviw pero antes de The Vampire Lestat, que era cuando ocurren los eventos que se narran en la biografía. El anacronismo surge por el MP3 que usa uno de los personajes, fuera de eso el cuento es uno muy bien construido. Interesante? El hecho de reunir estos tres personajes, yo hubiese pensado al menos en dos de ellos, Dorian y Lestat, lo hace una pieza muy curiosa. Yo tengo dos cuentos premiados y un poema ,\"Amor Prohibido\", \"Héctor está de Visita\" y el poema \"Ella\" búscalos, y me dices, están en facebook. La pajina se llama Fuego de los Dioses. Otra cosa, pero el titulo es una idea que ha llegado a dos personas que ni se conocen, nunca te has preguntado por que esto ocurre?
10/10/09 | 19:07: silvana dice:
stella: que linda poesía¡ gracias
05/09/09 | 22:24: Stella Maris Fusitto dice:
Hola Sil:me gusto tu cuento,tal vez porque creo que los que uno ama se pueden comunicar a pesar que se hayan ido de este mundo.¡Es un deceo muy imperioso!
Vínculos
Palabras Escritas Vol. 3 Palabras Escritas Vol. 3
Revista de Integración Cultural

Dedicado a Augusto Roa Bastos cumpliendo su sueño "Palabras Escritas" se ... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

el hacedor





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Las puertas (por Fabián Di Lernia)



   Muy poco era lo que no podía hacer por sí mismo. Desde cambiar la lamparita del baño hasta resolver un problema de física nuclear. Revocar la pared del fondo o mandar un cohete al espacio.

    ¿Por qué vuelan los aviones y flotan los barcos? ¿Cual es el origen del universo? ¿Que seguridad tenemos de estar vivos? ¿Cuál es el punto justo del agua para el mate? ¿En qué estoy pensando en este mismo momento? ¿El tenía la respuesta exacta a estas y a  todas las preguntas que a uno se le pudieran ocurrir?.

    Para colgar un cuadro, podía clavar un clavo en la pared sin que se le doble al primer intento. Conseguía como por arte de magia monedas para el colectivo y viajaba cómodamente sentado en el Roca a la hora que fuera.

   Cuando cocinaba, nunca se le pasaban los fideos y el asado siempre tenía el punto justo para todos. En su cumpleaños, los regalos que recibía eran perfectos, justos para él. Nunca necesitó ir a cambiarlos. Camisas, perfumes, corbatas, libros. Todos, aún los extraños, conocían exactamente sus gustos. Lo mismo sucedía con los regalos que él hacía, todos eran precisos y adecuados para la persona agasajada.

    Físicamente no era muy agraciado. Tampoco era lo suficientemente simpático como para compensar, pero podía enamorar a cuanta bella señorita se propusiera con solo levantar la ceja izquierda. Juntando los labios tontamente hacia adelante obtenía automáticamente un sí rotundo.

   Cuando pedía aumento de sueldo, se lo daban sin chistar y podía predecir el pronóstico de toda la semana mirando fijamente un llavero.

    Inventaba fácilmente historias fantásticas que volcaba al papel con maestría y soltura. Relacionaba espontáneamente personajes disímiles de cuentos y autores diferentes creándoles aventuras desopilantes.

    Una tarde oscura de otoño descansaba plácidamente en su cama cuando, quien sabe por qué treta del destino, descubrió lo que pensó era una mancha de humedad detrás del ropero. Como había pintado hacía poco con un material elegido especialmente para repelerla, esta visión lo contrarió bastante.

- ¿Cómo pude haberme equivocado? Pensó.

De un salto se levantó de la cama y se calzó las hojotas de goma. Corrió un poco el ropero y se golpeó el dedo gordo soltando una imperceptible puteada, lo cual era impensado en quien cuidaba su lenguaje con tanta pulcritud.

    Observó que la mancha cubría gran parte de la pared. Entonces con mucha dificultad por las hojotas, corrió hacia la cocina,. Buscó “el trapo” – ese que invariablemente dejaba enroscado entre la mesada y la canilla. Pero esta vez no estaba ahí.  Lo encontró arriba de la pileta del lavadero, en la bandejita de plástico del jabón de lavar. En el balde rojo preparó la mezcla quitamanchas milagrosa con agua y lavandina y volvió a la pieza.

    Con movimientos rabiosos intentó limpiarla, pero a medida que pasaba el trapo mojado, la mancha tomaba forma y consistencia.  Asombrado pero haciéndose el valiente, siguió con la tarea. La mancha cada vez degeneraba más y más. Ya no era una mancha amorfa, aunque la cercanía con la pared le impedía distinguir de qué se trataba.

    Entonces, dando unos pasos para atrás, tomó distancia y pudo reconocer la silueta de una antigua puerta de madera marrón, con picaporte y todo!. Se acercó y tomó el picaporte. La puerta se abrió y la cruzó. Del otro lado todo era normal, no advirtió nada especial. Un patio de baldosas azules, unas macetas de colores y sillas viejas, algunas hechas de esas tiritas elásticas de plástico verde. Un patio cualquiera.

    Repentinamente notó que una voz lo llamaba: -  Eh! Acá!  - Asustado se dio vuelta y se encontró con un hombre alto y flaco, muy alto y muy flaco. Vestía un traje oscuro y camisa blanca sin corbata. Del bolsillo izquierdo del pantalón le colgaba un lazo dorado.

 

- Quién sos? – le preguntó.

- Un amigo, no te asustés – le contestó el hombre.   Mirá! -  le dijo señalando hacia la puerta. Pudo ver que ahora había dos.  De cada una, a la altura de los ojos colgaba un cartel con letras grandes y amarillas.

- Que es esto? – lo apuró.

- No sabés leer? – le replicó el flaco.

- Si claro, pero no entiendo, que son esos carteles? – preguntó confundido.

- Quién sos? – le preguntó.

- Un amigo, no te asustés – le contestó el hombre.   Mirá! -  le dijo señalando hacia la puerta. Pudo ver que ahora había dos.  De cada una, a la altura de los ojos colgaba un cartel con letras grandes y amarillas.

- Que es esto? – lo apuró.

- No sabés leer? – le replicó el flaco.

- Si claro, pero no entiendo, que son esos carteles? – preguntó confundido.

- Es muy simple, quien entre por acá – le dijo señalando la puerta izquierda- encontrará existencias inmutables, materialidades concretas y hechos innegables. Por esta otra apreciará deliciosas fantasías, amables apariencias, ansiados ideales y deseos clandestinos – continuó. A través de ella alguien puede creer que es feliz,  afirmar que está en Banfield mientras camina por la 9 de Julio. Las mujeres con rulos creer que tienen el pelo lacio, y las morochas que son rubias. Los solteros que son casados y los de Boca que son de River. Algunos garantizan estar simulando cuando nunca antes han sido mas auténticos. Otros suponen haber salido campeón, cuando están en el fondo de la tabla.

- Y yo de que puerta vengo? – preguntó asustado.

- No tengo ni idea.  Pero no hay nada mas atractivo que averiguarlo uno mismo – le contestó el flaco y agregó – Tené presente que es tan engañoso lo que hay detrás de cada puerta, como lo es el propio cartel que lo anuncia. A veces ocurre que los que salen de una  puerta creen haber salido de la otra. Es que Ilusión y Realidad no siempre son opuestos.-

 

 

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
30/11/08 | 07:57: Jimena dice:
Fabián, me gusta leer lo que escribis. Seguí creando!! Jimena.
trompetas@live.com.ar
 
25/11/08 | 12:44: silvana dice:
fabian: realmente muy buenos tus cuentos¡
silvanaghiandoni@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
30/11 | 21:37 El Club de los Inmortales (por Julia Palomeque Di Leo)
30/11 | 21:36 Entre recordar y olvidar...(Por Silvia Garimboti)
30/11 | 21:31 Camino a Sumalao (Por Nelly Arauz)
24/11 | 15:07 Las puertas (por Fabián Di Lernia)
24/11 | 14:39 El anillo de piedra blanca (por Nelly Arauz)
24/11 | 14:37 Cuento II (por Fabián Di Lernia)
24/11 | 14:35 Cuento I (Por Fabian Di Lernia)
21/11 | 15:39 Sin Titulo Op. 001 (por Jimena Gimeno)


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS